miércoles, 1 de julio de 2020

Los equipos del fútbol inglés: Clapham Rovers


El 10 de agosto de 1869, en una reunión liderada por W.E. Rawlinson, se fundaba el Clapham Rovers, que en un primer momento decidió jugar bajo los dos códigos de reglas dominantes en la época. La decisión no pudo ser más salomónica y curiosa: una semana jugarían bajo las reglas del fútbol y otra con el código del rugby, lo que llevó a que muchos se refiriesen al Clapham como "El Híbrido".

El primer partido de la historia del Clapham se jugó el 25 de septiembre de 1869 y el rival fue el Wanderers, uno de los clubes más potentes del momento. El Rovers ganaría 1-0.

El Clapham Rovers fue uno de los 15 equipos que jugaron la primera FA Cup de la historia. Además, Jarvis Kenrick, uno de sus jugadores (que se marcharía después al Wanderers donde ganaría tres copas anotando gol en dos finales consecutivas) fue el futbolista que marcó el primer gol del torneo.

Una de las grandes hazañas del Rovers fue conquistar la FA Cup de la temporada 1879-80, ganando 1-0 al Oxford University en el Kennington Oval londinense, el primer campo donde se disputó la última fase de la competición. Lloyd-Jones fue el futbolista que anotó el tanto del triunfo de un equipo que estaba compuesto por Reginald Birkett, Robert Ogilvie, Edgard Field, Vincent Weston, Norman Bailey, Arthur Stanley, Harold Brougham, Francis Sparks, Felix Barry y Edward Ram. 
El curso anterior, el Rovers había logrado alcanzar la final de la FA, pero cayó derrotado 1-0 por el Old Etonians. En aquel partido, el futbolista del Rovers James Prinsep se convertiría en el jugador más joven en participar en una final copera con 17 años y 245 días, un récord que no se superaría hasta 2004, cuando Curtis Weston formó parte del once del Millwall contra el Manchester United.

La última vez que el Clapham participó en la FA Cup fue en la temporada de 1885-86, cuando fueron desclasificados sin jugar un solo partido. Es por ello que son las fechas que se marcan como referencia para intentar fijar la desaparición del equipo. No obstante, Norman Bailey, uno de sus más destacados jugadores y que representó a Inglaterra en 19 ocasiones, seguía apareciendo como futbolista del Rovers en su última aparición con los Three Lions el 19 de marzo de 1887. Además, varias referencias al club en 1892 y 1898, cuando se anunció que el Rovers jugaría un partido contra el Old Carthusians en el Crystal Palace, hacen posible que el equipo sobreviviese hasta al menos la Primera Guerra Mundial.

FA Cup: temporada 1871-72


La FA Cup, el torneo más antiguo del mundo, arrancó oficialmente el 11 de noviembre de 1871 después de que Charles Alcock lanzase la idea de organizar una competición eliminatoria que envolviese a todos los clubes miembros de la Football Association, que se había fundado en 1863. 

Quince equipos tenían papeletas para entrar en la copa, pero solo doce fueron elegidos: Barnes, Civil Service, Clapham Rovers, Crystal Palace, Hampstead Heathens, Harrow Chequers, Harrow School, Lausanne, Royal Engineers, Upton Park, Wanderers y Windsor Home Park.
Antes de que se jugase la primera ronda, Harrow School, Lausanne y Windsor Home Park se cayeron del torneo, por lo que el número de participantes se redujo a nueve, ingresando posteriormente otros seis conjuntos, incluyendo al Queen's Park escocés. 

PRIMERA RONDA (11 de noviembre de 1871)
Aunque debían jugarse siete partidos, solo cuatro tuvieron lugar. Wanderers y Royal Engineers ganaron sus respectivos encuentros porque sus contrincantes se cayeron de la competición, mientras que Queen's Park y Donington School pasaron de ronda porque no fueron capaces de llegar a un acuerdo sobre la fecha de su enfrentamiento. El Hampstead Heathens pasó directamente a la segunda ronda.
El primer gol de la historia de la competición lo anotó Jarvis Kenrick, jugador del Clapham Rovers.


SEGUNDA RONDA (16 y 23 de diciembre de 1871 y 10 de enero de 1872)
El torneo quiso que el Queen's Park y el Donington School volviesen a quedar emparejados. En esta ocasión, el Donington School se retiró de la competición, por lo que el Queen's Park pasó de ronda (todavía no había jugado un solo partido). 


TERCERA RONDA (20 y 27 de enero de 1872)
El Queen's Park volvió a pasar directamente de ronda, por lo que se plantó en semifinales todavía sin jugar un solo partido.
Los otros partidos de la fase fueron el Wanderers 0-0 Crystal Palace (ambos pasaron a semifinales) y el Royal Engineers 3-0 Hampstead Heathens. El Heathens nunca volvería a participar en el torneo, ya que se disolvió en ese mismo año de 1872. 

SEMIFINALES (17 de febrero y 5 de marzo de 1872)
Los dos partidos de semifinales se jugaron en el Kennington Oval de Londres. 
En su primer encuentro, el Crystal Palace empató a cero contra el Royal Engineers, perdiendo después el replay por 3-0. El Queen's Park, que había llegado a semifinales sin jugar un solo partido, empató a cero con el Wanderers. Se dio la casualidad que el equipo escocés no podía permitirse hacer un segundo viaje de Glasglow a Londres para jugar el replay, por lo que quedó eliminado.

LA FINAL
La primera final de la historia de la FA Cup se jugó el 16 de marzo de 1872 en el Kennington Oval, que volvería a acoger la fase final del torneo entre 1874 y 1892.
El partido entre Wanderers y Royal Engineers (1-0) se decidió por un solitario gol a los quince minutos de Morton Betts, que jugó bajo el pseudónimo de A.H. Chequer, probablemente debido a que había formado parte del Harrow Chequers en la primera ronda del torneo y podría no ser elegido para jugar en otro equipo diferente en la temporada copera.

WANDERERS
Reginald Courtenay Welch; Edgar Lubbock, Albert Thompson, C.W. Alcock, Edward Bowen, Alexander Bonsor, Morton Betts, William Crake, Thomas Hooman, Walpole Vidal, Charles Wollaston.

ROYAL ENGINEERS
William Merriman; Francis Marindin, George Addison, Alfred Goodwyn, Hugh Mitchell, Edmund Creswell, Henry Renny-Tailyour, Henry Rich, Herbert Muirhead, Edmond Cotter, Adam Bogle.

martes, 30 de junio de 2020

FA Cup: temporada 1922-23


La de 1922-23 fue la 48ª edición del torneo más antiguo del mundo y la primera que se celebró en el mítico estadio de Wembley, que abrió sus puertas precisamente el 23 de abril de 1923 para albergar la final de copa, el primero de los eventos futbolísticos que acogió el estadio.

La FA Cup de 1922-23 constó de una ronda extrapreliminar (9 de septiembre de 1922), una ronda preliminar (23 de septiembre de 1922) y seis rondas clasificatorias, que se jugaron entre el 7 de octubre y el 16 de diciembre de 1922. La primera ronda arrancó el 13 de enero de 1923, la segunda el 3 de febrero, la tercera el 24 de febrero, la cuarta el 10 de marzo y las semifinales el 24 de marzo. La final se jugó el 23 de abril de 1923.

PRIMERA RONDA (13 a 22 de enero de 1923)
41 de los 44 equipos que conformaban la First y la Second Division de la Football League entraron en la primera ronda para unirse a los 12 equipos de categorías inferiores que seguían en pie tras las rondas clasificatorias. 
Tres equipos de la Second Division (Port Vale, Stockport County y Coventry City) entraron en la quinta ronda clasificatoria junto a 9 clubes de la Third Division North (Accrington Stanley, Ashington, Darlington, Grimsby Town, Hartlepool United, Southport, Stalybridge Celtic, Walsall y Wrexham) y los equipos de la Third Division South a excepción del Exeter City y el Southend United, que entraron en la cuarta ronda clasificatoria junto con el resto de equipos de la Third Division North. 
Para cuadrar el número de equipos a 64, el conjunto amateur Corinthian, nueve clubes de la Third Division South y uno de la Third Division North recibieron lo que se denomina un bye, es decir, pasaron directamente a la primera ronda. Estos equipos fueron: Watford, Brighton, Luton Town, Swindon Town, Queens Park Rangers, Millwall, Plymouth Argyle, Bristol City, Portsmouth y Bradford Park Avenue.



SEGUNDA RONDA (3 a 8 de febrero de 1923)

TERCERA RONDA (24 y 28 de febrero de 1923)

 CUARTA RONDA (10 a 19 de marzo de 1923)

SEMIFINALES
Las semifinales se jugaron el sábado 24 de marzo de 1923, ambos partidos a las 15:00 de la tarde. Se enfrentaron Bolton Wanderers y Sheffield United en Old Trafford (1-0) y West Ham United contra Derby County en Stamford Bridge (5-2).

LA FINAL
La gran final tuvo lugar en Wembley el 28 de abril de 1923, con el rey Jorge V como invitado ilustre, e históricamente es conocida como "la final del caballo blanco". El hecho de que reciba este curioso nombre se debe al caos que reinó en las gradas. El partido atrajo a más espectadores de los que se suponía, superándose las 125.000 localidades de capacidad oficial. Las cifras hablan de que el encuentro congregó a cerca de 300.000 personas, lo que llevó a que muchos espectadores comenzasen a llenar el césped y la policía montada tuviese que intervenir para despejar el terreno de juego y permitir que diese comienzo el partido, que arrancó con 45 minutos de retraso. Uno de los efectivos policiales montaba un caballo blanco, de nombre Billie (o Billy), y su imagen a lomos del animal entre la masa de gente quedó inmortalizada para la historia de la copa. En realidad, el caballo era de color gris pero en el noticiario de la época, con un metraje en blanco y negro de alto contraste, el bueno de Billie se vio en un luminoso color blanco.

Arbitrado por el colegiado David H. Asson, el partido terminó con victoria del Bolton Wanderers al West Ham United por 2-0. David Jack, a los dos minutos, y Jack Smith, fueron los autores de los goles. 
Fue el primer título de FA Cup para el Bolton Wanderers, después de salir subcampeones en 1894 y 1904. Volverían a levantar la copa en 1929 y 1958.

BOLTON WANDERERS (Charles Foweraker)
Dick Pym; Bob Haworth, Alex Finney; Harry Nuttall, Jimmy Seddon, Billy Jennings; Billy Butler, David Jack, Jack Smith, Joe Smith, Ted Vizard. 

WEST HAM UNITED (Syd King)
Ted Hufton; Billy Henderson, Jack Young; Sid Bishop, George Kay, Jack Tresadern; Dick Richards, Billy Brown, Vic Watson, Billy Moore, Jimmy Ruffell.

viernes, 26 de junio de 2020

Los 19 títulos de liga del Liverpool


El Liverpool terminó conquistando su 19º título de liga, el primero en la era de la Premier League, tras una espera de 30 años. Con su nuevo trofeo, los Reds son el segundo equipo de Inglaterra con más campeonatos (el primero es el Manchester United con 20 títulos). Esta es la breve reseña de sus conquistas del trono de la élite futbolística inglesa.

EL PRIMER TÍTULO: 1900-01
El Liverpool terminó haciéndose con la corona inglesa en la 30ª temporada de la Football League. Los Reds acabaron en la primera posición con 45 puntos, dos más que el segundo clasificado, el Sunderland, en un curso en el que descendieron el Preston North End y el West Brom. Precisamente fue frente a los Baggies, el 29 de abril de 1901, cuando los Reds se proclamaron campeones de liga con su victoria 1-0.

El Liverpool campeón de la primera liga de su historia en la 1900-01
Entonces, el entrenador del equipo era Tom Watson, un inglés que había entrenado a los dos equipos de Newcastle antes de su fusión en el United (East y Weast) y que llegaba del banquillo del Sunderland, donde había conseguido tres ligas. Con el Liverpool, donde estaría hasta 1915, también ganaría el segundo título liguero de la historia de los Reds en 1906.

El goleador del equipo aquel curso fue Sam Raybould con 18 tantos, un jugador que recaló en las filas del club en 1900 procedente del New Brighton Tower y que sigue siendo el 10º máximo goleador histórico del Liverpool. Raybould abandonaría a los Reds en 1907 para fichar por el Sunderland y acabaría su carrera futbolística profesional en el Woolwich Arsenal (transformado luego en el Arsenal).

LA SEGUNDA CORONA: 1905-06
El segundo título de liga llegó en la temporada de 1905-06, el curso en el que sus rivales de Merseyside se hicieron con la FA Cup ganando 1-0 al Newcastle United (los Reds cayeron en semifinales contra su gran rival el 31 de marzo de 1906).

El Liverpool quedó a cuatro puntos del segundo clasificado, el Preston North End (51-47), en una temporada en la que cayeron a la segunda división dos ilustres como el Nottingham Forest y el Wolverhampton. 


Entrenados todavía por Tom Watson, los Reds debutaron con una victoria por 1-3 frente al Arsenal y cerraron el curso con el mismo marcador en su victoria frente al Sheffield United.
Con Alex Raisbeck como capitán, que ya había estado presente en el primer título de liga (jugaría más de 300 partidos con los Reds), el Liverpool estaba conformado por una plantilla de grandes jugadores entre los que figuraban James Bradley, Jack Cox, Billy Dunlop o Alf West. 

GANAR 16 AÑOS DESPUÉS: 1921-22 y 1922-23
En 1919, procedente del Stockport County, llegaba al banquillo del Liverpool David Ashworth, el primer entrenador de la historia del Oldham Athletic y que también había ejercido como árbitro. 

Ashworth llevaría al club a su tercer título de liga después del parón que había sufrido la competición debido a la Primera Guerra Mundial. Entonces, el Liverpool compitió en la sección de Lancashire entre 1915 y 1919. Fuera del parón obligatorio, los Reds solo habían conseguido rascar un segundo puesto liguero en la temporada 1909-10, teniendo unos años complicados después de aquello y antes del conflicto bélico, bailando por la tabla clasificatoria entre la 13ª posición y la 16ª y 17ª. 
Por si fuera poco, el equipo fue víctima del escándalo de las apuestas que se vivió el 2 de abril de 1915, justo antes de suspender los torneos oficiales por la guerra. Todo lo que ocurrió se puede leer aquí: Historia del campeonato de liga: Primera Guerra Mundial (1914-1918).

La escuadra del Liverpool campeón en la 1921-22
El Liverpool debutó en el curso con derrota 0-3 frente al Sunderland, aunque pronto enderezó el ritmo, cerrando la temporada con una victoria 4-1 frente al West Brom y sacándole seis puntos al segundo clasificado, el Tottenham.
El equipo estaba capitaneado por el lateral izquierdo Donald McKinlay, un futbolista escocés que acabaría jugando 434 partidos para los Reds. 
Junto a McKinlay se encontraban los hermanos Wadsworth, Harold y Walter, Dick Forshaw, el jugador nacido en Preston que tras más de 260 partidos con el Liverpool se marchó al Everton, o el mítico portero Elisha Scott, que estuvo en el equipo entre 1912 y 1934 y que mantuvo una gran rivalidad con el delantero de los vecinos rivales Dixie Dean.  

En la 1922-23, el Liverpool repetiría como campeón, quedando seis puntos por encima del Sunderland. 
Lo haría, eso sí, sin David Ashworth en el banquillo, ya que el entrenador decidió marcharse al Oldham Athletic. De esta manera, el 13 de febrero de 1923, se hizo cargo del equipo Matt McQueen, que dirigiría al Liverpool hasta 1928. 

UN DESIERTO DE 24 AÑOS: 1946-47
El Liverpool tuvo que esperar 24 años (y otra Guerra Mundial) para volver a levantar otro campeonato de liga. Desde su último triunfo, los Reds habían paseado por la tabla clasificatoria dejando posiciones más bien discretas, siendo el cuarto puesto de la 1928-29 su mejor logro.

La temporada de 1946-47 después de que se detuviese el fútbol en 1939 debido al conflicto bélico que asolaba al mundo. El Liverpool consiguió el triunfo gracias a un punto de diferencia sobre el Manchester United, que fue el segundo clasificado aunque empatado a puntos con el Wolverhampton. Los Reds se quedaron a las puertas del doblete después de que el Burnley, entonces en la Second Division, les eliminase en las semifinales de FA Cup.


El entrenador entonces era George Kay, futbolista que había pasado la mayor parte de su carrera en el West Ham (fue el capitán de los Hammers en la mítica primera final de FA Cup en Wembley conocida como la final del caballo blanco) y que había pasado por los banquillos del Southampton y el Luton Town. Kay serviría al club durante 15 años y, además del título de liga, llevaría al Liverpool a su primera final de FA Cup en 36 años: la de 1950 que los Reds perdieron 2-0 contra el Arsenal.

Entre los jugadores de aquel equipo se encontraba Jack Balmer, goleador esa temporada con 24 tantos, que firmó más de 300 partidos con el Liverpool, el único equipo en el que militó desde que se uniese a sus filas en 1935 hasta su retirada en 1952.

LAS TRES LIGAS DE SHANKLY: 1963-64, 1965-66 y 1972-73
El 1 de diciembre de 1959, el Liverpool fichaba como entrenador a Bill Shankly, una de sus más legendarias figuras y que dirigiría al equipo durante 15 años en los que lograría tres títulos de liga, dos FA Cup y el primer título europeo, la UEFA. Para todo ello, Shankly primero tuvo que sacar al equipo del pozo de la Second Division, donde había caído en la temporada de 1953-54, con Don Welsh a los mandos.

Para el curso de 1963-64, Shankly se rodeó de un equipo en el que se encontraban el portero Tommy Lawrence, los defensas Ronnie Moran y Ron Yeats, el centrocampista Peter Thompson y dos inapelables delanteros que respondían a los nombre de Ian St. John y Roger Hunt.

Bill Shankly, una de las figuras legendarias del Liverpool
El Liverpool volvió a quedar por encima del Manchester United, como la última vez que se hizo con el título, aunque en esta ocasión la diferencia fue de cuatro puntos. 

Los Reds repitieron título una temporada después, otra vez con Roger Hunt como máximo anotador y sacándole seis puntos al Leeds United, un equipo al que ya entrenaba Don Revie y que acabaría ganando la liga en 1969.

El último título de liga de Bill Shankly llegaría en la 1972-73, después de siete años sin oler un solo trofeo.
Entonces militaban en el equipo Ray Clemence, Ian Ross, el flamante fichaje de Peter Cormack y dos ilustres como Kevin Keegan y John Benjamin Toshack, entre otros, y los Reds alcanzaron las 21 victorias consecutivas en liga, unos números que superaría Jürgen Klopp en 2020.

El Liverpool le sacó tres puntos al Arsenal, el equipo que le había quitado la liga anterior precisamente con la misma diferencia de puntos. Para redondear una temporada histórica, el equipo levantó la Copa de la UEFA tras derrotar al Borussia Mönchengladbach.

LA ERA DE BOB PAISLEY
Una vez que Bill Shankly se retiró en julio de 1974, Bob Paisley se haría cargo del equipo. Serían nueve gloriosas temporadas en las que el Liverpool se haría con seis liga y tres Copas de Europa, lo que convertiría a Paisley en el entrenador más exitoso en la historia del club.

La primera liga de la era Paisley llegaría en la temporada 1975-76, donde los Reds quedaron un punto por encima del Queens Park Rangers y donde, además de seguir disfrutando de Keegan o Toshack, el público vibró con el crecimiento de futbolistas como Phil Neal, Phil Thompson o Ray Keenedy.

Bob Paisley, uno de los entrenadores más exitosos de la historia del Liverpool, con la Copa de Europa
El Liverpool repitió título en 1976-77, quitándole el campeonato por un punto al Manchester City.
Tras la liga ganada por el Nottingham Forest, el Liverpool volvió a campeonar en la 1978-79 y 1979-80, lo que lo convirtió, sin ninguna duda, en el rival a batir. 
En 1979 le sacó ocho puntos al Forest, los defensores del título, y en 1980, ocho puntos al Manchester United. Para entonces, los Reds ya contaban en sus filas con un mito como Kenny Dalglish.

En la 1981-82, otra figura legendaria había llegado al banquillo: el delantero Ian Rush, que se mantuvo en el equipo entre 1980 y 1986 para regresar en 1988 hasta 1996 tras su paso por la Juventus.
En aquella ocasión, el Liverpool le sacó cuatro puntos en la tabla al Ipswich Town de Bobby Robson, que vivía su última temporada en el club y con el que había ganado la liga en 1962.
Los Reds repetirían en lo más alto de la tabla en la 1982-83, once puntos por encima del Watford, en la que sería la última temporada de Paisley al frente del equipo.

EL TRIPLETE DE FAGAN
Tras la marcha de Paisley, el banquillo lo ocupó el que había sido su segundo, Joe Fagan, que se mantendría al mando del equipo hasta 1985.

Fagan consiguió la liga de la 1983-84, quedando tres puntos por encima del Southampton en una temporada que comenzó y terminó con dos empates a uno: frente al Wolverhampton y frente al Norwich City.

Fagan entraría en la lista de ilustres del Liverpool al conseguir el triplete, convirtiendo a los Reds en el primer equipo inglés en lograr semejante hazaña. Al título de liga sumó la League Cup ganada al Everton, su máximo rival (0-0 y 1-0) y la Copa de Europa, ganada en los penalties a la Roma después de eliminar en el torneo a Odense, Athletic Club de Bilbao, Benfica y Dinamo de Bucarest.

LA LLEGADA DE DALGLISH
No es de extrañar que un mito como Kenny Dalglish acabase dirigiendo al equipo al que había dado tantas alegrías sobre el verde. 
Tras la tragedia de Heysel el 29 de mayo de 1985 durante la final de la Copa de Europa entre Liverpool y Juventus, Joe Fagan se marchó del equipo, por lo que Kenny Dalglish tomó las riendas ejerciendo como jugador-entrenador.


En su primera temporada con este rol, la 1985-86, Dalglish llevó al Liverpool a conseguir el doblete. Ganó la liga a su máximo rival, el Everton, que quedó a dos puntos, en un torneo en el que el propio Dalglish marcó el gol de la victoria frente al Chelsea en Stamford Bridge que aseguraba el título.
Por si fuera poco, el Liverpool también se encargó del Everton en la final de la FA Cup, ganándole 3-1 en Wembley.

Dalglish repitió éxito liguero en la 1987-88, dejando al Manchester United a nueve puntos. Estuvo cerca de conseguir un nuevo doblete, pero un gol de Sánchez llevó a la gloria de manera inesperada al mítico Wimbledon de la Crazy Gang en la final de la FA Cup del 14 de mayo de 1988.

La temporada de 1989-90 vio el último título de liga conseguido por Kenny Dalglish e iniciaría una larga espera de 30 años para poder ver el siguiente, ya en la era de la Premier League. El Liverpool entonces le sacó nueve puntos al Aston Villa.

LA GLORIA TRAS 30 AÑOS
Tras la marcha de Kenny Dalglish en febrero de 1991 (regresaría al club en enero de 2011), pasaron por el banquillo Ronni Moran, Grame Souness, Roy Evan, Gérard Houllier, el español Rafa Benítez, Roy Hodgson y Brendan Rodgers, que estuvo cerca de conseguir el ansiado título de Premier League, aunque todos sabemos cómo terminó aquello.

Tras el despido de Rodgers el 4 de octubre de 2015 llegó al equipo Jürgen Klopp, un entrenador que se había hecho un nombre a los mandos del Borussia Dortmund. Su impacto no fue inmediato, pero un halo de éxito flotaba en el ambiente.
Tras alcanzar la final de Champions en 2018 (perdieron 3-1 contra el Real Madrid), Klopp devolvió al Liverpool a lo más alto de Europa tras conseguir en 2019 el título venciendo 2-0 al Tottenham. Sería el curso en el que competirían la liga ante una apisonadora como el Manchester City que los relegó a una segunda plaza.


La temporada 2019-20, un curso atípico debido al obligado parón por la crisis del coronavirus (la primera vez que las competiciones paraban tras la Segunda Guerra Mundial), el Liverpool de Klopp se hizo con el título de liga después de 30 años sin saborear lo que era reinar en casa. 
Con un equipo de mimbres y prácticamente reconocible donde sobresalen nombres como Alisson, van Dijk, Trent-Alexander Arnold, Firmino, Mané o Mohamed Salah, el Liverpool consiguió hacer hincar la rodilla al Manchester City de Pep Guardiola, arrasando en el torneo y sacándole una ventaja sideral en la tabla clasificatoria. 

lunes, 15 de junio de 2020

Los equipos del fútbol inglés: Aston Villa


Buscando algo que les mantuviese ocupados durante el invierno, Jack Hughes, Frederick Matthews, Walter Price y William Scattergood, miembros del equipo de críquet Villa Cross Wesleyan Chapel, una iglesia metodista, fundan el 21 de noviembre de 1874 el Aston Villa. A partir de ahí, su importancia en la historia del fútbol inglés sería manifiesta. No ya por su palmarés, que incluye una Copa de Europa, sino por su relevancia y participación en la fundación de la Football League y, posteriormente, la Premier League. 

El Aston Villa juega el primer partido de su historia contra el Aston Brook St. Mary, un encuentro que tuvo la peculiaridad de jugarse bajo las reglas del rugby en su primera mitad y bajo las reglas del fútbol en su segunda. Reglas que el Villa acabaría adoptando sin ningún tipo de duda.
El equipo creció rápidamente, espoleado por un buen puñado de jugadores que se dieron cuenta pronto del potencial que podía llegar a alcanzar. De esta manera, George Ramsay, una de las primeras figuras del conjunto de Birmingham, promueve con éxito en 1876 la mudanza del Villa a Wellington Road, su primera casa. Ramsay señaló entonces que para poder progresar, el equipo necesitaba un campo más grande que reuniese a más espectadores y que, por tanto, diese más dinero de la venta de entradas.
Ramsay acabaría siendo uno de los grandes nombres en la historia del Aston Villa, ejerciendo de jugador, secretario y entrenador del equipo entre 1874 y 1926, años en los que ganó seis títulos de liga y seis FA Cup (una menos que Arsène Wenger, que levantó siete).

George Ramsay
La mudanza a Wellington Road causó el efecto esperado, llegando al récord de asistencia en 5ª ronda de la FA Cup contra el Preston North End el 7 de enero de 1881 (derrota 3-1), encuentro en el que se dieron cita 26.849 espectadores. El partido acabó con invasión de campo en uno de los primeros incidentes series del fútbol inglés.

Ya en la década de 1880, apenas unos años después de su fundación, el Villa empezaba a despuntar en la FA Cup, competición que acabaría ganando por primera vez en 1887 bajo la capitanía de Archie Hunter venciendo al West Brom 2-0 en The Oval. 
El Aston Villa se consolidaría pronto en el panorama del naciente fúbol inglés, por lo que no es de extrañar que se convirtiese en uno de los clubes fundadores de la Football League. De hecho fue su presidente, William McGregor, el que lanzó la proposición de conformar un campeonato nacional a imagen y semejanza de la liga de béisbol norteamericana. 
El primer partido del Aston Villa en la recién creada Football League tuvo lugar el 8 de septiembre de 1888 contra el Wolverhampton Wanderers y finalizó 1-1 con Tom Green anotando el primer gol de la historia del club en la competición. El Villa acabó subcampeón. 

El primer título de liga del conjunto de Birmingham llegaría en la 1893-94, la sexta temporada de la Football League, cuando le sacó seis puntos al Sunderland, otro de los equipos en buena forma de aquella época. En aquel curso, el Villa dejó su mejor racha sin derrotas en seis partidos (del 11 de noviembre al 23 de diciembre de 1893) y firmó algunas de las mayores goleadas del año, endosándole un 3-6 al West Brom (21 de octubre de 1893), un 9-0 al Darwen (26 de diciembre de 1893) y un 3-6 al Burnley (7 de abril de 1894).

El club engordaría su palmarés con los títulos de la 1895-96, 1896-97, 1898-99, 1899-1900 y 1909-10, el último de sus éxitos ligueros que anticiparía una larga sequía en la competición que acabaría en la temporada 1980-81, cuando volvieron a conquistar la liga en un curso en el que el Ipswich Town terminó segundo.

El Aston Villa campeón de la Copa de Europa de 1982
Tras levantar la FA Cup de 1887, el Villa ganaría seis copas más (a las que hay que sumarle cinco Copas de la Liga). En 1895 volvió a ganar al West Brom 1-0 con gol a los 30 segundos de Bob Chatt (hasta entonces el gol más rápido en una final en la historia del torneo, superado luego por Saha en 2009 cuando anotó a los 25 segundos) en un partido que dejó para la posteridad el robo del trofeo después de la celebración.
En 1897, en el Crystal Palace londinense, el Villa ganaría 3-2 al Everton el mismo día en el que salía campeón de liga; en 1905, la victoria en FA Cup sería 2-0 contra el Newcastle, con doblete de Harry Hampton; en 1913 ganaría 1-0 a un Sunderland un replay de semifinales tras dos replays de cuartos; en 1920 salió victorioso 1-0 contra el Huddersfield en Stamford Bridge. Tras aquella final debería esperar hasta finales de la década de los 50 para volver a saborear el éxito en la prestigiosa copa: en 1957, ya en Wembley, ganaba 2-1 al Manchester United de Matt Busby. 

Uno de los grandes logros del Aston Villa es, sin duda, la consecución de la Copa de Europa en 1982, en plena efervescencia de los conjuntos ingleses en el panorama europeo. El Villa dejó por el camino al Valur islandés (5-0 y 2-0), al BFC Dynamo (1-2 y 1-0), al Dynamo Kiev en cuartos de final (0-0 y 0-2) y al Anderlecht en semifinales (1-0 y 0-0). El 26 de mayo de 1982, en Rotterdam, el Aston Villa ganaba 1-0 al Bayern Munich con gol de Peter White. Era el sexto año consecutivo que un equipo inglés se hacía con el trono europeo.

martes, 21 de abril de 2020

La gira argentina del Southampton en 1904


La llegada del Southampton a tierras argentinas en 1904 fue uno de los hechos que terminó de asentar el fútbol en la zona, un deporte que, por otra parte, como en otros lugares del mundo, había aterrizado gracias a la influencia inglesa y sus primeros años tuvieron un marcado acento británico. 

El nacimiento del fútbol mínimamente organizado en Argentina se fecha en 1891. Para entonces ya estaba en marcha la idea de la creación de una liga (que arrancaría en 1893) y la evolución propia del deporte llevaría a la formación de un torneo de Copa en 1900 y a los partidos regulares contra Uruguay (a partir de 1901) que fomentarían la presencia internacional de un incipiente combinado argentino. 

El fútbol local estaba en manos de la Argentine Football Association (AFA), que principalmente aglutinaba a equipos con influencia británica, cuyos recursos económicos eran más bien limitados. Para lograr atraer a un equipo extranjero al país, la AFA contó con la colaboración de la Sociedad Hípica Argentina (más tarde conocida como Sociedad Sportiva Argentina o SSA), cuyo presidente, el barón Antonio de Marchi, había impulsado el desarrollo de un buen puñado de disciplinas deportivas al margen de la hípica, entre ellas el fútbol. 
La colaboración entre la AFA y la SSA consiguió el objetivo de hacer desembarcar en Argentina a una delegación inglesa de 16 personas (a gastos pagados) y de que se llegasen a disputar cinco partidos en un terreno improvisado con capacidad para más de 10.000 espectadores construído sobre la pista hípica de la SSA. En total, una inversión de más de 1.500 libras esterlinas. 


Para aquellas fechas, el Southampton venía de ser finalista en dos ocasiones de la FA Cup (en 1900 y 1902, perdiendo contra Bury y Sheffield United) y había salido campeón de liga en 1904. Desde luego, la idea de una aventura por tierras argentinas se consideró en un primer momento demasiado arriesgada (hablamos de una travesía de unas seis semanas), pero primó el honor de ser un club pionero en el tema de las giras internacionales. 

En la delegación del Southampton figuraban 13 futbolistas: George Clawley, George Molyneux, Joe Hoare, William Whiting, Bert Dainty, Kelly Houlker, Charles Webb, George Hedley, Edgar Bluff, Jack Fraser, Fred Mouncher, Daniel Gordon y Bob Benson, aunque del equipo que había ganado la liga de la 1903/04 solo había seis jugadores.
La expedición de los Saints zarpó del puerto de Southampton el 3 de junio de 1904 en el transatlántico Danube de la Royal Mail Steam Packet Company y llegó a Buenos Aires tras tres semanas de travesía, el 24 de junio de 1904.  

En total, el Southampton disputó cinco partidos en suelo argentino (más uno en Uruguay contra un combinado de jugadores de la liga en Montevideo que ganaron 1-8).

Alumni 0-3 Southampton (26 de junio de 1904)

ALUMNI: McKechnie; C. Brown, W. Buchanan; A. Mack, P. Browne, E. Brown; C. Buchanan, P. Dillon, A. Brown, J.G. Brown, G. Weiss.

SOUTHAMPTON: G. Clawley; J.B. Hoare, G. Molyneux; W. Whiting, A. Dainty, A.E. Houlker; C. Webb, G.A. Hedley, T. Bluff, J. Fraser, F.W. Mouncher.

Británicos 0-10 Southampton (3 de julio de 1904)

BRITÁNICOS: R. Cordner; A. Harris, H. Reeves; J. Pfeiffer, H. Ratcliff, E. Cunningham; A. Wells, W. Diggs, P. Hooton, J. Diggs, K. Whitelegge.

SOUTHAMPTON: G. Clawley; J.B. Hoare, D. Gordon; W. Whiting, A. Dainty, A.E. Houlker; C. Webb, G.A. Hedley, T. Bluff, J. Fraser, F.W. Mouncher.

Belgrano Athletic 1-6 Southampton (6 de julio de 1904)

BELGRANO: J. Howard; F. Whitelegg, H. Reeves; H. Fraser, H. Ratcliff, C. Dickinson; H. Rugeroni, J. Wood, P. Frers, A. Forrester, O. Goenings.

SOUTHAMPTON: G. Clawley; J.B. Hoare, G. Molyneux; W. Whiting, A. Dainty, A.E. Houlker; B. Richards, G.A. Hedley, T. Bluff, J. Fraser, F.W. Mouncher.

Argentinos 0-8 Southampton (9 de julio de 1904)

ARGENTINOS: F. Boardman; C. Brown, W. Leslie; C. Buchanan, E. Jewell, C. Dickinson; P. Dillon, J. Moore, J. Brown, A. Forrester, E. Moore. 

SOUTHAMPTON: G. Clawley; J.B. Hoare, D. Gordon; W. Whiting, A. Dainty, A.E. Houlker; W. Webb, G.A. Hedley, T. Bluff, J. Fraser, F.W. Mouncher.

Liga Argentina 3-5 Southampton (10 de julio de 1904)

LIGA ARGENTINA: J. Buruca Laforia; C. Brown, H. Craven; A. Mack, H. Ratcliff, C. Dickinson; H. Ruggeroni, J. Brown, P. Hooton, R. Lennie, J. Diggs.

SOUTHAMPTON: G. Clawley; J.B. Hoare, D. Gordon; W. Whiting, A. Dainty, A.E. Houlker; W. Webb, G.A. Hedley, T. Bluff, J. Fraser, F.W. Mouncher.

viernes, 27 de marzo de 2020

La evolución histórica del escudo del Watford


Los orígenes del Watford se remontan a 1881, cuando se forma el Watford Rovers. El club no adoptaría su nombre actual hasta 1898, tras la fusión de los equipos West Herts y Watford St. Mary's FC.  
Los Hornets fueron uno de los miembros fundadores de la Third Division en 1920 y siete años después, en 1927, se enfrentó a una grave crisis económica y también aparece el primer emblema que lucieron. Un simple escudo con las iniciales del equipo. 


Un nuevo diseño apareció en 1950. También con las iniciales del equipo -y un balón-, presentaba por primera vez la imagen de un ciervo, símbolo de Hertfordshire y que se recuperaría posteriormente. En 1959, el club recuperaría el escudo de 1927 que en aquella ocasión, se fusionaría con los colores dorado y negro de las equipaciones.


El viejo emblema de la WFC se retiró en 1962 y el Watford estuvo sin lucir ningún adorno en su camiseta hasta 1968, cuando se decidió adaptar un avispón rojo en honor a su apodo (Hornets) y se mantendría hasta, al menos, 1972.


Aquella idea, la del avispón, alcanzó su punto álgido de surrealismo cuando el club adoptó en 1974 una versión animada del insecto, que se conoció como Harry the Hornet, que, evidentemente, no cuajó entre los aficionados.


En 1976, el Watford comenzó a vestir los colores amarillo, rojo y negro e introdujo un nuevo cambio de escudo en 1978, ya con Elton John en la presidencia. De esta manera, el club recuperaba la imagen del ciervo que había aparecido en los 50 y mantendría el diseño hasta la actualidad.

martes, 17 de marzo de 2020

La evolución histórica del escudo del Bournemouth


Fundado en otoño de 1899, el equipo tiene sus raíces en el Boscombe St. John's Lad's Institute FC, conocido simple y llanamente como Boscombe FC y que pronto entró a disputar la Bournemouth and District Junior League.
En 1910 el equipo llega a Dean Court, domina la escena local y ficha a su primer jugador profesional. En 1923 adoptan el apodo de Cherries. En ese año también cambian el nombre a Bournemouth and Boscombe Athletic FC y son elegidos para completar la recién expandida Third Division. Es entonces cuando lucen su primer emblema, basado en el escudo de armas de la ciudad.


Con el lema "Pulchritudo et Salubritas" (Belleza y Salud), el escudo fue instaurado en 1891 y estaba basado en el emblema real de Eduardo "El Confesor", en cuyo patrimonio se encontraba la zona conocida como Bournemouth. 


Una cresta con cuatro rosas coronadas por un pino dejan paso a un escudo central dividido en cuatro partes en las que se representan unos leones y unos salmones, que representan al río Stour, que marca el límite entre Christchurch y Bournemouth.


El escudo, aunque estaba lejos de crear cualquier impacto visual, se mantuvo hasta bien entrada la década de los 70. Eso sí, vería como se irían introduciendo nuevos diseños, como fue el caso de las iniciales bordadas del club en 1966, motivo recurrente por entonces.


No deja de ser curioso que el escudo de las iniciales, que debería llevar B&B, fue BFC, una especie de presagio de lo que estaba por pasar. En 1972, el entrenador John Bond se inspiran en el Milan para una nueva equipación y renombra al equipo como AFC Bournemouth.
Este nuevo cambio de imagen vino acompañado de un nuevo logo que, aunque ya se había visto en los programas de mano, apareció en 1974. La famosa cabeza que golpea un balón fue un diseño inspirado en Dickie Dowsett, prolífico goleador del club en los 50 y 60.


En 1981 se rediseñó el escudo con la idea de jugar con el apodo del equipo (Cherries). Aunque original, el motivo no terminó de cuajar y para 1982 tenía más enemigos que amigos. Se retiró en 1983 y se regresó al diseño anterior.


La cabeza que golpea el balón dominó la mayor parte de la década de los 80 y se instauró como imagen definitiva del club, sufriendo ligeras variaciones en 1983, 1988 y 1994.


Acorde a los nuevos tiempos, la versión más moderna del escudo aparece en 2014, con la particularidad de llevar el nombre del club en letras doradas y coincidiendo con los mejores años del equipo en términos deportivos que culminaron con su ascenso a la Premier League.

La evolución histórica del escudo del Leeds United


El Leeds United surge de las cenizas del Leeds City, equipo al que en 1912 llegó como entrenador Herbert Chapman y que rompió las reglas de la FA al descubrirse que realizaba pagos a jugadores en el período de entreguerras.
Creado el nuevo equipo, adopta en su equipación los colores azul y amarillo del Leeds City, con el que también compartirá emblema: el escudo de armas de la ciudad que lucirá desde 1934 a 1961.


Dos búhos tomados del escudo de armas de Sir John Saville (primer concejal de Leeds) y tres estrellas prestadas del escudo de armas de Sir Thomas Danby (primer alcalde de la ciudad) reinan en el emblema, donde la importancia de la lana en la economía está representada por un carnero.

Es en los 60 cuando aparece Don Revie. Y aunque se le tiene como principal impulsor del blanco impoluto que reinó en la equipación del Leeds, lo cierto es que el club ya eligió ese color bajo el mando de Jack Taylor (septiembre de 1960). Revie lo llevó a otro nivel.
Don convirtió al Leeds en un equipo ganador y lo condujo a través de sus años de gloria. Instituído el blanco, el viejo escudo de armas se convierte en 1964 en un búho que lucirán los jugadores en el pecho.


El último escudo que luciría el Leeds bajo el mandato de Revie sería el de las iniciales en cascada. Vendrían después los 44 días de Brian Clough y la etapa del recientemente fallecido Jimmy Armfield. 


Es durante los años de Armfield (1974-1978) cuando aparece un escudo rompedor que se denominó "smiley" (por su semejanza con una sonrisa). Primero amarillo sobre azul (1973), después los colores invertidos (1976) y más tarde dentro de un círculo con el nombre del club (1977).




En los 80, el Leeds vuelve por la senda del rediseño introduciendo el pavo real en 1980 (Peacocks fue uno de los antiguos apodos del equipo) y la rosa blanca de York en 1984, cuyo blanco en el simbolismo cristiano se interpreta como luz, inocencia, pureza y gloria.  



A finales de la década de los 90, el club decide volver a rediseñar su escudo, centrándose en encontrar un estilo más europeo acorde con su búsqueda de éxito en competiciones de gran calado internacional. Es cuando aparece el emblema que todos conocemos.


Y llegamos a la madre de la discordia. Para su centenario, el club pensó que sería buena idea un lavado de imagen. Seis meses de búsqueda y 10.000 encuestados dieron pie al nuevo escudo. El club tuvo que comunicar que reabriría el proceso para elegir el emblema y reinstaurar el anterior escudo.

sábado, 14 de marzo de 2020

Northwich Victoria vs Maidstone United: el partido Pies & Pint


Al igual que la leyenda de Tittyshev, que era el apodo de Steve Davis, el hincha del West Ham al que hizo jugar Harry Redknapp en un partido de pretemporada contra el Oxford City en 1994, una historia muy famosa y que siempre se suele reseñar cuando se habla sobre curiosidades del fútbol inglés, es necesario recordar una historia breve y muy similar, con el equipo del Nortwich Victoria como protagonista pero en un partido que no tenía nada de amistoso, ya que ocurrió en uno oficial de la competición liguera.

En el año de 1986, en la categoría de la Conference, el Northwich Victoria se medía al Maidstone United, que por entonces era el líder destacado de la tabla.
Una semana antes del encuentro el equipo se vio asolado por una plaga de lesiones y por una gripe que dejó a la plantilla mermada y en cuadro. 
Por entonces, el entrenador del Northwich era Stuart Pearson, ex-jugador de Hull City y Manchester United (también pasó por el West Ham), quien comunicó la situación a Derek Nuttall, presidente del club. El temor principal era que el equipo no podía alinear a once jugadores, por lo que temiendo la pérdida de puntos y una sanción severa, el primer paso era pedir la cancelación del encuentro.

Ocurría que en 1986 el jefazo de la liga era Jim Thompson que, a la vez, era el presidente del Maidstone United, el rival del Northwich Victoria. El primer contacto entre Derek Nuttall y Stuart Pearson con Jim Thompson fue en balde porque no lograron que el partido se aplazase y Thompson no estaba muy dispuesto a dar su brazo a torcer. De hecho, veinticuatro horas antes de que el encuentro se disputase, Pearson se puso en contacto con el secretario de la competición para, en un segundo intento, volver a rogarle a instancias de su jefe, que aplazara el partido y la respuesta volvió a ser negativa.

Una vez que el primer y único plan fracasó, aunque nadie esperaba que fracasase ya que intuían que lo lógico era llegar al aplazamiento del partido, Stuart Pearson se mantuvo firme en la idea de sacar el sábado adelante y tenía entre manos comenzar el partido alineando únicamente a ocho jugadores. Lo hizo, eso sí, a espaldas de Derek Nuttall, que no supo del plan de su entrenador hasta las dos de la tarde, una hora antes del comienzo del encuentro, que estaba programado para las tres.
Evidentemente la idea no le pareció nada bien a Nuttall que enseguida se puso en contacto con Pearson, fue a verlo y le comentó que aquello era un suicidio y que olía a desastre. Como no podía ser de otra forma, Nuttall no estaba dispuesto a que bajo su presidencia el Northwich Victoria entrase en la historia de los récords negativos del fútbol inglés.

¿Cuál fue el plan de Derek Nuttall? Pues visto ahora no es que fuese mucho mejor, aunque al final no le salió mal del todo. Nuttall se dirigió a un bar de la zona del estadio del Northwich Victoria, entró, se quedó mirando a los parroquianos del lugar que tomaban un aperitivo y bebían sus cervezas y gritó: “¿Quien quiere jugar un partido de fútbol?”. Evidentemente, la primera reacción de los que estaban en el bar fue echarse a reir, pero cuando Nuttall les explicó la situación del equipo y de que iba muy en serio, los parroquianos se lo tomaron de otro modo y en cuestión de minutos, tuvo en sus manos a tres voluntarios para la misión. Uno de ellos tenía que ir a casa a por las botas, el otro las tenía en el maletero de su coche, que tenía aparcado a las puertas del bar, y el otro era un joven muchacho que habitualmente se encargaba de poner la música en el estadio y que no dudó en apuntarse al partido.
Una vez que Derek Nuttall reunió a los tres valiente, el secretario Ian Merrell realizó todo el papeleo necesario de urgencia -cabe recordar que en esos años estaba permitido registrar a un jugador para el partido hasta media hora antes del comienzo del encuentro- y el Northwich Victoria logró formar con once jugadores.
¿Quienes eran aquellos tres valientes? Bueno pues sus nombres eran Steve Garnett, Mark Fogg y Rick Parkin y una vez en el vestuario recibieron las mejores y únicas instrucciones que podían recibir por parte de Pearson. En aquella época jugaba en el Northwich Gordon Hill, un delantero que procedía del Manchester United y sobre el que recaía todo el peso del equipo, así que Pearson les dijo a los tres nuevos jugadores que cuando tuviesen el balón se lo diesen a Gordon Hill.

Lo cierto es que Garnett, Fogg y Parkin realizaron un encuentro bastante decente a pesar de que dos de ellos llevaban bebiendo y comiendo unas cuantas horas en el bar y el otro había estado de fiesta la noche anterior y combatía su resaca ese sábado a base de cerveza, por lo que este partido es popularmente conocido como el Pies and Pint Match
¿El resultado? El Northwich Victoria sacó un meritorio empate a uno en un día que será siempre recordado en la zona y que dio la vuelta al mundo, pasando por medios tan importantes como el New York Times o siendo reseñado en los noticiarios de Nueva Zelanda.